Casa » Tecnología de radio » La intuicion y el estilo-bagatelas de otoo 978-9684523807 PDF iBook EPUB por Pio baroja

La intuicion y el estilo-bagatelas de otoo 978-9684523807 PDF iBook EPUB por Pio baroja

Cuando sale el PDF recluse, EPUB no puede hacer la lectura emocionante, pero cuando sale el libro las Descarga gratuita de manuales en línea La intuicion y el estilo-bagatelas de otoo está lleno de instrucciones valiosas, información y renuncia. También tenemos muchos ebooks y how-to también liéeavec libro las La intuicion y el estilo-bagatelas de otoo 978-9684523807 PDF iBook EPUB por Pio baroja PDF, EPUB y muchos otros ebooks. Hemos hecho que sea fácil para usted encontrar un PDF, EPUB ebooks sin cavar. Y por tener acceso a los nariz en línea o almacenándolos en su computadora, usted tiene respuestas prácticas con cuando las versiones libro las La intuicion y el estilo-bagatelas de otoo 978-9684523807 PDF iBook EPUB por Pio baroja PDF, EPUB.

La intuicion y el estilo-bagatelas de otoo 978-9684523807 PDF iBook EPUB por Pio baroja
  • Libro de calificación:
    4.49 de 5 (168 votos)
  • Título Original: La intuicion y el estilo-bagatelas de otoo
  • Autor del libro: Pio baroja
  • ISBN: 978-9684523807
  • Idioma: ES
  • Páginas recuento:186
  • Realese fecha:1966-3-2
  • Descargar Formatos: PGD, MOBI, FB2, ODF, MS WORD, iBOOKS, DJVU, TORRENT
  • Tamaño de Archivo: 14.49 Mb
  • Descargar: 3168
Secured

La intuicion y el estilo-bagatelas de otoo 978-9684523807 PDF iBook EPUB por Pio baroja

Comienzo a escribir este libro en el Hotel María Cristina, de San Sebastián, en un cuarto grande y demasiado pomposo para mí, que tiene un balcón que da al río. El panorama poco teatral me gusta más que el de la playa, y me parece menos monótono. La vista domina el espacio entre dos puentes. El de la derecha, el de Santa Catalina, el más antiguo de San Sebastián, y el de la izquierda, el puente del Kursaal, con unos farolones grandes de piedra con globos de luz.
El río tiene el aspecto de algunos canales de Holanda. La marea alta que llena el cauce cOn sus olas y la baja que va a vaciarlo guardan un ritmo que siempre parece una novedad. A veces hay una draga que saca arena y arcilla del fondo del río con sus cangilones y la amontona en una gabarra, ya veces hombres con las piernas desnudas, y metidos en el agua, son los que sacan la arcilla a fuerza de brazo y la depositan en las lanchas largas y negras. Estas arenas arcillosas sirven para mejorar las huertas próximas.
Las olas que entran en el río con la marea llevan en la superficie una gran cantidad de sustancia blanca algodonosa que flota en el mar y que parece que es residuo de fábricas. A veces toda la entrada de la ría está blanca, otras toma colores diversos, y una parte está verde oscura del agua salada marina y la otra turbia y amarillenta que viene del río.
Así permanecen las dos masas acuosas mucho tiempo, con una raya bien marcada que las divide, como si hubiera algún obstáculo para que se mezclaran. Enfrente, en la orilla derecha, se ve un malecón con unas casas grandes y otras pequeñas.

Al final de este malecón, hacia el mar, hay un rompeolas con una grúa de hierro.
La orilla izquierda adonde da la parte trasera del hotel es principalmente paseo y cruzan por ella algunos automóviles.
Al comenzar el temporal, el río se pone oscuro y amenazador, y ya no vienen las espumas blancas de las fábricas por encima del agua.
Hay unos tamariscos negros en el paseo que tienen como un plumaje verde de las ramas que comienzan a salir con la primavera.
Las gaviotas siguen jugando en el aire, evoluci